domingo, 10 de noviembre de 2019

Ópera Ícarus en Santo Domingo. Agosto de 2019.


Espectacular vídeo del concierto de la ópera Icarus en la iglesia de Santo Domingo, que tuvo lugar el día 10 de agosto a cargo de Julián Elvira, y su equipo. Con este concierto la Asociación ha puesto en valor este impresionante templo de la ciudad de Huete, una de las joyas de la arquitectura barroca en la Provincia.

miércoles, 11 de septiembre de 2019

La torre del Reloj rompe su silencio

Varios años enmudecida, una de las torres de reloj más emblemáticas de la región vuelve a marcar el ritmo de los ciudadanos de Huete. La Asociación Cultural Ciudad de Huete ha conseguido la cesión temporal del inmueble por parte del Ayuntamiento y ha iniciado un expediente de subvención en el CEDER Alcarria Conquense.
Realizados esos trámites, la Asociación ha contactado con un campanero profesional para instalar un electro-mazo nuevo y realizar los ajustes necesarios para la sujeción de la campana. También se ha separado de la campana el mazo antiguo, que no permitía la correcta vibración de la campana, apagando su sonoridad.
La campana tiene 88 centímetros de diámetro y está afinada en la nota musical sol. En las operaciones realizadas, se ha comprobado que, aunque la campana tiene una inscripción con letras góticas, no es tan antigua como se creía. Fue fundida en el año 1810, poco después de terminar la construcción de la torre. Ha sido difícil de averiguar la fecha porque en la inscripción se alternan los números con diferentes símbolos. En la inscripción también se recoge el nombre de la campana, que se llama “Jesús, María y José”. Por otro lado, bajo la inscripción hay una serie de relieves en los que aparecen, entre otros, San Jorge matando al dragón y la Virgen acogiendo almas.
Huete tuvo reloj municipal desde la Edad Media, primero en el torreón de muralla de la cuesta del Mercado y desde el siglo XVII en el lugar actual. La torre del siglo XVII estaba en ruinas a mediados del siglo XVIII y el Ayuntamiento se decidió a construir una nueva.
La torre actual fue diseñada por Fernando López, arquitecto de la ciudad de Cuenca (Francisco de Toledo fue el constructor). Este artista visita Huete en 1794, examinó la torre vieja y dijo que “está demolida la mayor parte”, por lo que consideró “indespensable construir nueva torre con la seguridad y permanencia que requiere, y en el propio sitio que primero estuvo colocado el relox, que es en la plaza publica contiguo a las casas consistoriales y calle que tiene el mejor aspecto de la población para lo cual formara plano, alzado, perfil y condiciones con el taso de su costo y todo lo entregara a su devido tiempo luego que lo forme en dicha ciudad de Cuenca, donde para este fin se regresa”. Para el 20 de enero de 1795 ya tenía terminado el proyecto.
El coste de la construcción de la torre fue 45.259 reales, sin contar la maquinaria y la campana. Sin duda, la torre del Reloj de Huete es una obra magistral de este periodo de transición entre el Barroco y el Neoclasicismo. Por un lado, incorpora elementos académicos como los frontones triangulares, al tiempo que se elimina cualquier tipo de ornato innecesario. Sin embargo, todavía pervive la esencia del Barroco tardío en su estructura cóncavo-convexa, muy utilizada en este periodo en balcones de palacios como el de los Chacón o en el monasterio de la Merced.
Desde la Asociación Cultural Ciudad de Huete se está planteando la posibilidad de acometer una intervención integral en la torre, siempre dependiendo de la resolución favorable del expediente solicitado al CEDER. 
El toque de campanas será puesto en marcha desde el día 17 de septiembre, con un horario de toques diario de 8:00 a 24:00 horas, con el fin de cumplir con la normativa. Las horas en punto serán repetidas como lo hacía antiguamente, tocando una única campanada en las medias.




domingo, 11 de agosto de 2019

Ícarus triunfa en la iglesia de Santo Domingo

El pasado 10 de agosto, la ópera Ícarus, a cargo de Julián Elvira y su equipo Eduardo Costa, Ana Torralba y Julián Ávila, se interpretó en el interior de la iglesia barroca de Santo Domingo de Guzmán. 

Las piedras de este magno edificio se sobrecogieron después de décadas de silencio y abandono. De los primeros acordes de inspiración medieval se pasó al barroco inglés y francés, dentro de un contexto envolvente de música contemporánea y experimental. Los contrastes entre lo antiguo y lo experimental fueron sublimes y constantes, destacando entre ellos el paso de la escena en la que varios músicos utilizan un andamio como instrumento musical a otra en la que se interpretan varios acordes de los funerales de la Reina Mary de Purcell.  

La expectación era máxima, y fueron más de 300 personas las que asistieron a este espectáculo estremecedor, dónde músicos y entorno se fusionaron en una misma esencia.